De Mariano Haro a Rafa Nadal

El fantasma de los cuartos

Soy del 62. Aquel año en el que empezaron a cambiar muchas cosas. Y no es porque yo naciera. Mientras Franco formaba el noveno Gobierno Nacional, los EEUU empezaban el bloqueo económico a Cuba y empezaban a perder la guerra de Vietnam. Juan Carlos y Sofia, nuestros reyes, empezaban su vida juntos. Mientras el astronauta estadounidense John Glenn daba tres vueltas a la Tierra en 4 horas y 55 minutos, se inauguraba el Concilio Vaticano II para cambiar la doctrina católica. España empezaba su campaña para ingresar en el Mercado Común y, el 31 de diciembre de ese año, los españoles tomábamos las primeras uvas retransmitidas por TVE. Aquel año de 1962 también hubo mundial de fútbol y Brasil se convirtió en la primera bicampeona. Graham Hill se hacía con el título de campeón en Fórmula 1 y Wilt Chamberlain establecía una marca, todavía vigente, al conseguir marcar 100 puntos en un partido de la NBA.

La década de los 70, en la que empecé a tomar conciencia de mí mismo y de mi entorno, las cosas no cambiaron mucho fuera de España. Los americanos dejaron de dar vueltas a la Tierra para poner el pie en la Luna. Se acabaron las guerras de primera línea y empezaron las “frías” desde los despachos. Por aquí, Franco nos dejó tranquilos con sus Gobiernos Nacionales y empezamos a ser un país menos rancio. Pero en lo que eran competiciones deportivas seguíamos igual. Todos los países, excepto nosotros, batían récords, ganaban títulos… Lo de las olimpiadas era desalentador. ¿Cuántas veces pudimos ver a algún español en una final? Nuestra única esperanza tenía nombre propio: Mariano Haro. Aquel palentino, que fue varias veces campeón de España, en el escenario internacional tampoco nos dio muchas alegrías: 4º en las olimpiadas de Munich, 6º en las de Montreal, 5º en el europeo de atletismo de Helsinki y 8º en el europeo de atletismo de Roma. Pero era lo que había; tocaba sufrir.

Y es que los españoles somos gente de extremos. Hemos pasado, casi sin darnos cuenta, sin poder aclimatarnos, de Mariano Haro a Rafa Nadal. Este fin de semana, leyendo el periódico, no daba crédito. La selección española de fútbol se clasifica para las semifinales del mundial con serias aspiraciones a conseguir el título. En motos tenemos prácticamente asegurados los tres títulos mundiales. Alonso está ahí, pero es que ya ha sido dos veces campeón del Mundo arrebatándole el título, nada más y nada menos que a Michel Schumacher. En baloncesto somos los vigentes campeones del Mundo y de Europa y Pau Gasol ha ganado su segundo anillo de la NBA jugando de titular en los Lakers, el mítico equipo donde jugaban Magic Johnson y Abdul Jabbar. No puedo olvidarme del gran Miguel Indurain, pero acaba de arrancar el Tour de Francia y Alberto Contador, que ya lo ha ganado dos veces, vuelve a ser aspirante a ganarlo de nuevo. Y para rematar, Rafa Nadal. Ese chaval de 24 años que ha ganado cinco veces Roland Garros y dos Wimbledon, por nombrar los torneos más conocidos, y es el número 1 del mundo… ¡Pero qué está pasando en España!

Que no me quejo. Ojalá siga así y por muchos años. Además, si no tuviéramos estas alegrías, sólo tendríamos a Rajoy y a Zapatero con sus miserias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: