¿Vivimos la vida que deseamos vivir?

Vaya pregunta, ¿no? Estoy seguro de que todos nos la hemos hecho alguna vez. Y quien no lo reconozca, miente. Es más; seguro que la mayoría responde que no. Habitualmente, achacamos a nuestros posibles el poder o no llevar la vida que nos gustaría, pero yo creo que es más una cuestión de valentía. Aunque no cabe duda de que el dinero influye en esa decisión.

Cambiar de vida es para los que están dispuestos a arriesgarlo todo y no les importa perderlo. Para los que no se hunden con los fracasos. Para los que siempre están dispuestos a emprender un nuevo proyecto…

Ella del marketing y él de la publicidad, Eva y Moisés han decidido cambiar de vida. Han equilibrado su balanza de ingresos y gastos y, sin grandes dispendios, viven en un barco. Lo que se dice un cambio radical.

Hoy están en Denia, una pequeña ciudad alicantina de origen romano que, entre otros logros, tiene el de haber sido la primera en proclamar rey al archiduque Carlos durante la guerra de Sucesión el 17 de noviembre de 1708.

A la caída de la tarde, llegan a su puerto pesquero los barcos cargados de caballas, atunes, pulpos, cabrachos y gambones para ser subastados en la lonja. De los muelles de carga parten “edificios flotantes” repletos de turistas hacia las Islas Baleares porque es el punto más cercano entre la península y el archipiélago. Su geografía no ha sido devastada por el furor inmobiliario. Algunas casitas bajas trepan por las faldas del Montgó hasta donde se lo permiten los imponentes farallones de piedra que protegen su cumbre achatada.

Parecía un buen sitio para cambiar de vida y hemos pasado unos días con ellos para ver de qué iba eso. Hemos navegado cuando el tiempo y el cuerpo lo permitía, hemos comido pescado fresco, hemos bebido cerveza también fresca, hemos dormido mecidos por las aguas de la Costa Blanca, durante cuatro días hemos vivido otra vida y ya estamos de vuelta en Madrid.

Yo creo que el único cambio de vida posible es, sin importar dónde estés, aquel que te permite marcar un nuevo rumbo cada vez que llegas a puerto. Y allí los hemos dejado, buscándolo juntos amarrados en el pantalán de la Marina de Denia. ¿Mañana? Ni ellos saben dónde estarán mañana. Sólo les deseo una feliz singladura.

Anuncios

2 comentarios to “¿Vivimos la vida que deseamos vivir?”

  1. qué buena experiencia!
    con amor todos los mares son posibles

  2. Javier Gonzalez Says:

    Muy buena experiencia, pero muy comprometida. Hay que quererse mucho para embarcarse en esa aventura.
    ¡Gracias por dejar tu comentario!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: